lunes, 29 de noviembre de 2010

Nueva especie

Ramona,  nació hace casi un siglo, con una  rara enfermedad. Nunca le creció el pelo. Desde pequeña soñó con una cabellera larga y abundante.  Imaginaba que se hacía largas trenzas, pero solo quedaba en sueños. En uno de sus paseos por el parque, un niño se le acercó,  le dio unas flores y le habló al oído.
Ramona se fue a su casa y allí le pidió a su nieta que hiciera una infusión con las flores. Con ella, se lavó la cabeza.
A los tres días, le había crecido pelo. Los médicos que la atendían, preguntaron, que tratamiento nuevo hacía, que tan buen resultado había dado.
Ramona les contó de las flores; enseguida quisieron verlas.
Les trajo una de las flores, nadie la conocía.
Al analizarla, constataron que esa especie, era nueva y en la tierra no existía.

jueves, 11 de noviembre de 2010

El milagro de Liliana

En terapia intensiva, Liliana,  se debatía entre la vida y la muerte.
Un joven, se presentó como doctor Gabriel, dijo que la operaría y se recuperaría.
Su madre, aceptó, ya que  otros, le decían que no se salvaría.
El joven médico,  junto a dos enfermeras bastante ancianas, llevaron a Liliana al quirófano.
Luego de dos horas, terminaban la cirugía.
__Liliana estará bien,  pronto despertará, __decía Gabriel casi susurrando.
__Gracias doctor__decía la mujer entre lágrimas__ Que Dios lo bendiga.
El médico y sus enfermeras subieron al ascensor.

Una hora más tarde, el médico encargado de terapia, la llamó.


__Y doctor__ entre sollozos, __ ¿Ya despertó?
__Si señora, ha despertado, es un milagro.
__El doctor Gabriel, que la operó, me dijo que despertaría.
__ ¿Doctor Gabriel?__preguntó el medico extrañado.
__Si, el la operó,  dijo que despertaría bien.
 Confundido, llamó al personal  y nadie conocía el doctor Gabriel, ni a las enfermeras.
Después de ser examinada Liliana, estaba en perfectas condiciones, con viejas cicatrices de cirugía.
Los médicos no pudieron  explicarse,  que sucedió.
Liliana, les contó que el ángel Gabriel le salvó la vida  y que dos ancianas estuvieron siempre a su lado, cuando por momentos parecía morir.